Tributo a Barón Rojo.

Si el heavy rock español despego como fenómeno de masas, se lo debemos sin duda a “los Barones”.

De nuevo un tributo que lanza Locomotive Music y de nuevo me eligen para portadista.

Ni que decir tiene que acepte mas que encantado pues soy fan de la banda. Como buen rockero que fuí de joven (y sigo siendo) los seguí y vi mil veces en conciertos.

Grandes bandas también detrás de este proyecto: Koma, Muro, Easy Rider, Lujuria, Tierra Santa, Los Suaves, Boykot, Mago de Oz…

Bien, vamos a centrarnos en el proceso de trabajo.

Baron Rojo tributo. Una ilustración de aerografia tradicional y digital de Carlos Diez. Estudio C10.

Teníamos portada y dos aletas laterales.

Quise desarrollar una gran ciudad piramidal (probablemente influenciado por metrópolis, película que acababa de ver)

Quería que fuera una mezcla entre lo retro de esta peli y la modernidad de la  Coruscant de Star Wars, y ahí debía desarrollar el tema del Barón.

Acababa de hacer el especial Interviú de Paula Vazquez y había visto lo que se podía hacer con un ordenador, así que decidí seguir investigando por ese camino.

Lo primero, crear la ciudad.

Dada la grandeza que debía representar me lié con una aguada en acuarela a blanco y negro en un cartón a 50 x 70 y dibuje la estructura de la ciudad a mano alzada con unos toques de aerografia.

Una mesa grande y reglas largas para jugar con las fugas kilómetros de linea a pincel para el detalle. Es lo que mas me gusta de como quedó de todo el proyecto.

Baron Rojo homenaje al aerografo. Una ilustración de aerografia tradicional y digital de Carlos Diez. Estudio C10.

Curiosidad, los que conozcáis Madrid podréis reconocer los edificios de Plaza de España formando los pilares do la construcción. A derecha e izquierda. Disimulados con pirámides sobre ellas.

Torno la imagen a sepias y añado las primeras nubes.

Añado edificios de primer plano que aumentan la sensación de profundidad.

Baron Rojo tributo. Una ilustración de aerografia tradicional y digital de Carlos Diez. Estudio C10. Rock and roll.

Seguimos, ahora hay que texturizar la ciudad de manera realista.

Me voy con mi cámara de fotos por Madrid buscando edificios que pueda integrar en la imagen.

Siguiente paso, integrarlos en la imagen. Labor lenta en la que conté con un ayudante.

Para dotar de mas realismo la escena procedimos a ambientarla en denso atardecer e iluminamos todas las ventanas mediante diferentes efectos de Photoshop.

Añado también una gigantesca luna, queda bien pero tengo otra idea para ese sitio.

Ahora podreis reconocer mejor las torres de España, también las desaparecidas torres gemelas neoyorkinas, torre Picasso…

Baron Rojo tributo heavy metal. Una ilustración de aerografia tradicional y digital de Carlos Diez. Estudio C10.

Y ahora el toque final. ¿Que tiene que ver todo esto con Baron Rojo? Os preguntaréis.

Bien, hago una ilustración en aerografía tradicional del Barón Rojo. La integro tras las nubes.

Explosiones por todas partes y humo saliendo de los edificios.

Triplanos Rojos por todas partes derribando cazas enemigos. (El Barón es omnipresente en la escena)

Y para dar un toque especial… ¿Que tal si de paso subimos un gorila a un edificio? ¿Podrá con el Barón?

Bien, y ahora el verdadero planteamiento original: rendir tributo a las tres primeras portadas de la banda, portadas miticas.

  1. Larga vida al Rock and Roll. Representada por una batallita de aviones en los “juegos de marcianos” de la época.
  2. Volumen Brutal. Un gigantesco puño emerje de la portada.
  3. Metalmorfosis. La cara del Barón se abre dejando ver el esqueleto metálico cromado. De ahí mi puño cromado.

¿Entendéis ahora?

A continuación os dejo algunos detalles de la ilustración.

Baron Rojo tributo. Una ilustración de aerografia tradicional y digital de Carlos Diez para rock and roll. Estudio C10.

Posteriormente añadí el puño del “Volumen Brutal” en cromados saliendo de la explosión.

Si quieres verlo pincha aquí.

Conclusión:

Ami este trabajo nunca me llegó a satisfacer visualmente. Me quedo con la Cara del Barón y la ilustración a blanco y negro.

Demasiado digital y fría. Pero si debo reconocer que aprendí muchísimo con ella digitalmente hablando. Y por ello le tango gran cariño.