9.03.2011
Monika Demon III: a veces para avanzar, hay que retroceder.

¿Que? ¿Como? ¿Que a pasado aquí?

Bueno… os cuento.

Me lancé a hacer telarañas a base de aguadas y quedaron geniales. Pero a veces pasa, quise ir mas allá dándoles densidad y la cosa quedó como veis.

A veces, la capacidad de azular que tiene el blanco es muy beneficiosa, creando luces tenues frías que le dan un “no se qué” a la obra. Pero en este caso no funcionan.

Así que no me queda mas que dar marcha atrás. Un paso fácil para mi, pero difícil para los noveles.

¿Como lo hago? Simplemente saturo la zona de nuevo con los colores originales en capas sucesivas y en el mismo orden. Amarillos óxido, sienas, sombra tostada…

Refuerzo los brazos oscureciendo el exterior y aplicando pinturas opacas en el interior.

¿Mejor no?

Una vez rehecha la imagen prosigo la tarea arácnida, esta vez con mas cuidado…

¡Y de nuevo en ruta!

Monika 5 ilustracion aerografia carlos diez

Etiquetas:
no hay comentarios para la entrada “Monika Demon III: a veces para avanzar, hay que retroceder.”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)